Entre ayer y hoy tuve una basurita en mi ojo izquierdo por 28 horas. Con esa frase de inicio quiero que le digamos adiós a cualquier ilusión con la que uno entra a unblogged esperando posts interesantes, o de cierta temática.

El asunto es que de golpe y porrazo, de la nada, ayer a la mañana me desperté por la molestia, que no llegaba a ser dolor pero que molestaba, de una basurita en el ojo. Una especie de tortura china a escala (una escala mínima, pero escala al fin).

Instantáneamente lo primero que hice fue lo que cualquier persona recomienda no hacer en un caso así: zamarrearme el parpado hasta intentar que salga. Obviamente no sólo que no salió (sino no estaríamos hablando de 28 horas), sino que ahora el ojo estaba rojo, lloraba, y la molestia, sumada a los nervios e impotencia por no poder sacar a la nueva inquilina, había pasado a ser dolor. Yo sé que parece, pero no soy una persona exagerada.

Después de un rato de probar y no lograr mi cometido, me dispuse a terminar un trabajo pendiente. En ese momento me cruzo a mi hermana que volvía del colegio y que me propone el primer “método de quite rápido de basurita” que recibí en el día: Tirar del parpado para que se despegue un poquito del ojo y apretarlo como escurriendo el ojo para abajo. Le dije que había probado y no funcionó.

Para entonces se sumó mi querida madre a la charla proponiendo otro: Poner agua en una “tacita de té” (¿pocillo?, no sé…) y hacer como un “buche de ojo” (fue un poco menos rústico el término, pero la misma idea). Tampoco funcionó.

Al rato mi papá (¡por teléfono!) propuso el suyo, y un amigo por msn el suyo, y hasta mi novia dijo ser “experta en el asunto”. Fui a la dentista y, torno en mano, ella me aconsejó lo suyo.

Cada uno tenía justo el consejo que yo necesitaba, y cada uno pensaba que el suyo era el definitivo, la solución a todos mis problemas. Pero después de horas de meter en mi ojo desde agua común hasta “solución fisiológica”, pasando por las manos de todos mis seres queridos, la condenada basurita seguía ahí.

La solución fue la más pacífica de todas: irme a dormir una siesta de media tarde hace un rato.

Eso me hizo comprobar nuevamente, que tanto en el fútbol, como en la política, en el campo, en el gobierno, y hasta en las basuritas de los ojos, TODOS los argentinos, SIEMPRE, “tenemos la razón”. En TODO. Incluso cuando nuestras razones se contradicen. Y al fin y al cabo eso es lo feo y lo lindo que tenemos, ¿no?

Anoche, hablando con un amigo sobre la cantidad de artículos de la Wikipedia y sobre la imposibilidad de retener para algo útil lo leído ahí —la sobreabundancia de la información es un tema nardogeek frecuente—, nos topamos con un interesante artículo sobre puntuación, tipografía y signos tipográficos no comunes.

Estos son algunos de los caractes que más me llamaron la atención:

Interrobang. Es la combinación del signo de admiración con el signo de interrogación. Aunque en español, en las frases usamos directamente los signos separados —como en «¡¿Estás seguro?¡»—, no tenía ni la menor idea de que existia un caracter símil a una ligadura que los uniera. El glyph existe para la combinación de “?!” en algunas tipografías, ya que no es estándar.

interrobang

Símbolo de Porque. Es el signo invertido de “por lo tanto“. Aunque es estándar, no es tan conocido como su primo (muy usado en matemáticas).

porque

Símbolo de Ironía. Este es uno de los más raros —luego del símbolo del sarcasmo, claro. Como su nombre indica, se usa para marcar que la frase debe ser leída, o entendida, con ironía. En Argentina es muy común ver a gente que, luego de una frase, escribe (?) —como en «ahora tenemos a los piqueteros A (?)» para darle un remate de gracia, casi irónico a la frase.

ironia

Ahora bien, está más que claro que con la actual paleta tipográfica no nos alcanza, y de hecho para eso se inventaron los emoticones. Pero, ¿cuándo veremos una revisión de nuevos caracteres acordes a estos tiempos? En fín, ya saben de que hablarle a su chica en ese momento romántico de la noche ؟

Increíble que haya gente abuse de la libertad que brinda Apple en sus locales para el uso de sus equipos (esto está pensando para atraer nuevos clientes, al demostrar que se puede usar una Mac sin leer un manual o que alguien te enseñe).

Al igual que Milton hoy nos contó del uso de iLibertyX, este usuario utiliza el ZiPhone para liberar un iPhone en un MacBook negro.

Son esos pequeños riesgos que les gusta correr a los geeks. ;)

Via | AppleWeblog