maira kalman

Este es el tipo de cosas que internet trae hasta mi mesa y me ilumina el día (sobre todo porque, como hoy: morite-no-para-de-llover-en-madrid ¡y casi estamos en verano!).

Ya en su día, escribí un post sobre este cartel en mi blog pero como a mi me lee mi mamá y tres amigos trasnochados, por lo que probablemente ustedes no lo conozcan, hablo de nuevo sobre él. Y además, porque lo tengo pegado en mi pared de la ofi y cada vez que me trabo, que la idea se me atraganta, que el flaco de la otra mesa me contesta mal, que no se qué escribir acá como invitada, giro mi cogote cual avestruz patagónico hacia mi derecha y lo veo. Y piiiuuuuf. E inspiración. Y a seguir.

La historia original de este cartel es bastante interesante y se puede comprar en la tienda online con nombre muy poco original (así como camisetas, bolsos y demás cositas). Pero a mi siempre me va a gustar más la imagen que ilustra este post, de Maira Kalman, una diseñadora de las buenas pero de la que se oye hablar muy muy poco. Y ya que estamos, hay que leerse el blog completo (ya terminado) The principles of Uncertainty, que hizo con sus ilustraciones (que la verdad, no son ninguna maravilla en si mismas, pero siendo tan simples, son tan fascinantes) para The New York Times.

Update: Basta que diga que llueve en Madrid para que el cielo se parta en dos y asome este sol español que tantos amores despierta entre los ingleses y los nórdicos. Si cuando te digo que esta ciudad me tiene enamorada, por algo es.

Mr Potatoe

Como este es un blog about nothing, y la verdad, no tengo ni la más pálida idea de por qué P. me invita a escribir en él, he pensado que debería hacer mi *gran* aporte a la salud del público en general y recomendar (hacer apología, sería la figura legal, creo) de la mejor droga que conozco para mis penas: la papa.

Resulta ser que si estoy contenta, me tengo que comer una papa. Si estoy triste, papa. Si tengo la regla: si, papa. Frita, hervida, machada, cruda incluso alguna vez (y, momentos de deseperación) o por ejemplo, hecha puré (cosas de la identificación), la pata me ha salvado la vida.

No tengo idea de donde viene, porque ponele, lo de la pasta te diría que es una cuestión cultural (argentina digo, no italiana. Y no, mi apellido parece pero no es. Es polaco). Entonces, decíamos ¿papa? ¿de dónde me viene eso? No sé, pero una papa suele ser barata, fácil de conseguir, rápida de cocinar (en el microondas, entre 4 y 6 minutos al máximo y ni siquiera hace falta pelarla) y altamente digerible. Y a mi me despierta las endorfinas. Y no engorda (lo que engorda es el medio kilo de manteca que le unto pero a ver, cuando una está con el blues, le importa tres carajos el extra calórico ¿o no?).

Además, parece ser que la papa es mucho más que el mero tubérculo terroso que conocemos. Propia de Latinoamérica (su nombre sería de origen quechua), introducida en Europa por los conquistadores españoles (dicen por ahí que al principio sólo usaban sus flores azulosas las damas de la corte para adornar los pelucones, pero parece que después se avivaron), y uno de los principales cultivos del mundo, la papa (o patata, como le dicen por acá) es rica en vitamina C y almidón, aporta potasio y magnesio, es de fácil cultivo y de alto rendimiendo y hace bien.

Entonces, no sé a qué venía, ni de dónde, ni por qué. Pero, mujeres y hombres del mundo: papas. Todo bien con el chocolate pero las que o-dia-mos los dulces, no tenemos mucho agüante para el alcohol (o nos olvidamos de comprar), la peluqueria nos queda lejos o no tenemos tarjeta de crédito, por ejemplo, ya tenemos opción de consuelo: las papas. Probadlas.

Y además, mirá como son las cosas, que resulta que este año, para las Naciones Unidas, es el año internacional de la papa.

Imagen del post del Flickr de *D.R.I.N.H.E.L.K.*

Apple Event

Así es. Falta muy poco para la WWDC de Apple que se llevará a cabo en San Francisco. La misma tendrá lugar del 9 al 13 de Junio de este año.

La expectativa en estos eventos de Apple siempre genera grandes movimientos de rumores, expectativa y raid de noticias que (pensamos) le generaba a Apple una publicidad positiva y gratuita.

Pero ¿qué pasa si Apple no cumple con lo que promete, o lo que se especula?
Como comenta Mariano, las cosas ya no son todo color de rosa para Apple. Esto se nota cuando surgen rumores de posibles demoras en la aparición del iPhone 3G; noticia que genera que sus acciones caigan hasta un 5%.

¿Quiere decir esto, que Apple debe SIEMPRE hacer caso a los caprichos de sus clientes? ¿Debe una empresa de sus características, cambiar sus planificaciones a largo plazo, para mantener contentos a sus clientes, y de esta manera evitar estos aprietos en sus índices?

La verdad es que suena un poco irrisorio, pero Apple está siendo víctima de sus propias estrategias de PR, que hacen que cada vez que haya un evento de estas características, Internet se quiebre en dos.

En la medida de lo posible, cubriré mediante un LiveBlogging el Keynote de Apertura de Steve Jobs, a llevarse a cabo el Lunes 9 de Junio.

Posibles anuncios para esperar:
1. iPhone 3G.
2. OS X 10.5.3.
3. Nuevas Macbooks.

Ironman

Esta semana pude ver dos películas de las que se ha hablado mucho estos días, obteniendo resultados.. contradictorios.

Antes de que sigan leyendo, les aviso que puede haber un par de spoilers en el post.. por las dudas.

La primera fue Ironman. Realmente no iba con muchas espectativas, ya que las películas de super héroes suelen ser bastante malas por estos días. Pero TENIA que ver a Robert Downey Jr. haciendo de héroe, un papel que nunca me imaginé que pudiese hacer.

Y realmente salí muy contento con el resultado. La película es GENIAL. Con las dosis justas de acción, aventura, humor (por sobre todo), y el clásico “bolazo” que tienen todas las películas de esta característica.

MUY buena película, totalmente recomendable para amantes de los cómics, de héroes y de tecnología. Gwyneth Paltrow en un papel que le sienta muy bien, Jeff Bridges (irreconocible) también aporta mucho a la película, y lo de Downey Jr es genial.

Por cierto, la ví en Showcase Cinemas (Córdoba Shopping, Villa Cabrera), y dejaron los títulos hasta el final, donde se ve otra escena adicional.

Indiana Jones

La otra película es Indiana Jones y la Calavera de Cristal. Espero la cuarta entrega de esta saga desde que tengo memoria. Fui con las espectativas de salir tarareando del cine la banda sonora de la película; una de las más clásicas en el cine.

Pero no. La película es decepcionante. Ojo, me parece maravilloso traer de nuevo a Indy a la pantalla; verlo a Harrison Ford con 65 pirulos haciendo piruetas que Spielberg no le quería dejar hacer, efectos especiales geniales, y guiños hacia las anteriores entregas.

Pero ahí paramos. La película en sí es un BOLAZO completo. Muy poco de historia, acertijos, pasadizos y todo eso a lo que estamos acostumbrados los nostálgicos. La trama tiene en cuenta algunas leyendas y lugares reales de Sudamérica, pero el nivel de exageración en ciertas partes fue indignante.

El “compañero” de Indiana Jones (y supuesto sucesor) es interpretado por Shia LaBeouf (el pibe de Transformers) que si me preguntan, todavía no entiendo como este tipo con tanta cara de salame puede siquiera estar en Hollywood.. y obviamente, no le llega ni a los talones a un supuesto sucesor de Jones.

Cate Blanchett estuvo bastante bien, una digna villana de una película de Indiana Jones.

Karen Allen vuelve a interpretar a Marion Ravenwood, aquella machona compañera de “Riders of the Lost Ark”, que sigue teniendo esa mirada pícara y que termina siendo más que compañera de Jones.

En la historia no aparecen ni Sean Connery como el padre de Indy, ni el fantástico Marcus Brody, quien es reemplazado por un personaje totalmente innecesario, estúpido y molesto llamado ‘Mac’ George McHale.

El final de la película simplemente es lamentable, y no cuento nada más.

Cuando la vean, me cuentan ustedes sus opiniones; pero yo, desde este humilde lugar, reivindico (como me costó esta palabra!) a la tercera entrega de la saga, “The Last Crusade” como la mejor de las aventuras del Doctor Henry “Indiana” Jones.