Google Drive

Ayer se lanzó Google Drive, y después del jolgorio de todos los geeks, hay un par de cosas a tener en cuenta de este nuevo servicio.

Google llega tarde a la fiesta (casi 6 años tarde), que en este momento tiene un rey y una reina: Dropbox y por otro lado iCloud.

Para quienes no estén al tanto, Google Drive básicamente es un servicio que te da 5Gb de almacenamiento de documentos, videos, fotos, Google Docs, PDFs y más en la nube.

Adicionalmente a almacenamiento, Google también ofrece edición online para Google Docs muy parecida a lo que en su momento fue Wave y también integración con Google Plus (porque no podíamos vivir sin eso, claro está).

Hasta acá no hay nada nuevo, porque básicamente son las mismas funcionalidades que ofrece Dropbox por ejemplo. Ahí es cuando el poder de search de Google entra en juego: al buscar un término como “Paris” en Drive, te devolverá los documentos donde esa palabra aparezca, las fotos en esa locación, videos de la torre Eiffel y más.



Quizá una de las funcionalidades que más me copa es que se podrá adjuntar archivos directamente desde Drive en GMail, algo que hoy por más que tengamos Dropbox o Box, hay que seguir haciendo: esperar a que se adjunte un archivo.

Pero… no todo es color de rosa. Lean atentamente esta porción de los Términos y Condiciones de Google Drive:

“Your Content in our Services: When you upload or otherwise submit content to our Services, you give Google (and those we work with) a worldwide licence to use, host, store, reproduce, modify, create derivative works (such as those resulting from translations, adaptations or other changes that we make so that your content works better with our Services), communicate, publish, publicly perform, publicly display and distribute such content.

The rights that you grant in this licence are for the limited purpose of operating, promoting and improving our Services, and to develop new ones. This licence continues even if you stop using our Services (for example, for a business listing that you have added to Google Maps).”

Básicamente, Google es dueño de TODO lo que subas a Drive. Con Microsoft SkyDrive o Dropbox eso no pasa, como pueden ver en sus TyC.

Para mí esto es determinante: si no puedo tener el ownership de lo que creo y tengo en mi disco duro porque lo estoy compartiendo en Drive, la solución es simple: no usarlo. Sigo con DropBox.

Ustedes, lo usarían?

 

Volver - unblogged

Volver.

Es muy difícil recuperar el ritmo a algo que uno no hace mucho tiempo.

Así me encuentro en este momento en el que retomo unblogged.

Después de un experimento de no escribir en el blog por casi 2 meses, puedo extraer algunas conclusiones interesantes:

  • El blog no tuvo una caída de visitas. Por algunos momentos superó la cantidad de visitas de períodos anteriores cuando estaba activo. Raro, no? No, Google my friends.
  • Escribir en 140 caracteres puede ser una tentación terrible, pero nunca es suficiente. Nunca. Los que profesan que las redes sociales matarán a los blogs están completamente equivocados.
  • Es increíble cómo la mente y el inconsciente te piden escribir. A veces me encontraba relatando un post en mi mente mientras charlaba y daba mi opinión sobre un tema X con personas en una charla informal. NECESITABA escribir.
  • Al mismo tiempo, escribir decenas de mails por día es un ejercicio agotador y que te quita todas las ganas de tipear algo por más que sea algo de lo que tengas muchas ganas de hablar.
  • Por otro lado, pude leer otros blogs y sitios. En algunos casos, blogs “nuevos” que tristemente tratan de aplicar todos los trucos pedorros de SEO/SEM como si fuesen un guidebook. Sin pasión, sin identidad, sin jugarse.
  • Y algo muy interesante fue recibir DMs, mails directos y forms de contacto preguntando cuándo escribiría de nuevo, qué opinaba sobre X tema y demás. Es genial sentir la sensación de que la gente está esperando saber tu opinión sobre algo. Alentador cuando menos.

Así que después del letargo, vuelve unblogged. Vuelvo a llenarles un nro más en su cuenta de Google Reader, a quejarme de cosas que veo todos los días y a compartir las cosas copadas que encuentro (y a veces participo de) en internet.

I’m back, baby.