Amazon Prime Air drones shipping Jeff Bezos

Mucho revuelo y discusión hay hoy en día en Internet debido al anuncio por parte de Jeff Bezos sobre Amazon Prime Air.

¿Qué es esto? Es un servicio con el que la gente de Amazon está experimentando hace un tiempo y que suena demasiado futurista para ser real.

Hay que poner las cosas en contexto: el anuncio lo hizo en el programa “60Minutes” previo a uno de los días más importantes de venta en los Estados Unidos: Cyber Monday.

Básicamente, Amazon Prime Air será un servicio de delivery de productos comprados en Amazon vía “drones” para que los mismos lleguen en 30 minutos a destino.

Acá un video de demo:

Muy loco, ¿no?

He leído a muchos plantear que es algo imposible, y que sólo se trata de un “stunt” publicitario por parte de Jeff Bezos para cubrir otros problemas que plagan a la compañía.

Ahora bien, más allá que eso sea una posibilidad, creo firmemente que Amazon es la compañía que podría llegar a hacer algo así una realidad.

El mismo Bezos dijo que siendo optimistas, esto está a 4 o 5 años de implementación.

La FAA ya está trabajando en la reglamentación del uso de espacio aéreo en USA, y en algunos casos muy puntuales, permite el uso de dispositivos sin guía humana. Incluso el Senado ya está tratando una propuesta de Ley para la habilitación de sitios de prueba de drones controlados por humanos.

Ahora bien, me parece un poco obtuso negar que alguien como Bezos, que acaba de comprar un diario con su fortuna personal, y con la influencia y peso necesarios; pueda lograr implementar Prime Air, al menos en ciertas áreas de difícil acceso.

Estamos hablando del mismo tipo que casi está dejando obsoleto el modelo de eBay, que empezó vendiendo libros online y que hoy está logrando el objetivo de vender cualquier cosa vía internet. Claramente es alguien que no cree en imposibles, y está muy bien que así sea.

Sinceramente, creo que es posible para Amazon lograrlo.

Bezos tiene el capital necesario, la ambición necesaria y un ejército de gente para encargarse de hacerlo realidad.

Mientras tanto, tendremos que seguir esperando al señor del Correo… pero no por mucho tiempo.