Es un gran orgullo para todo Vulsai presentar JSConf Argentina 2012.

JSConf es una de las conferencias sobre JavaScript más importantes de todo el mundo, que ya ha sido organizada en Estados Unidos, Europa y otras regiones del globo.

Junto a Guillermo Rauch y LearnBoost, llevamos adelante la aventura de organizar por primera vez en Latinoamérica una conferencia de esta serie. Agradecemos a Chris Williams, Mikeal Rogers y a todo el equipo de JSConf por el apoyo.

Contamos con speakers internacionales de primer nivel, entre ellos:

  • Jacob Thornton de twitter.
  • Luz Caballero de Opera.
  • Max Ogden de Gather.
  • Isaac Schlueter de Joyent.
  • Mike Taylor de Opera.
  • Nathan Rajlich de Learnboost.

entre otros, y acompañados por excelentes oradores locales.

El evento tendrá lugar el próximo 19 y 20 de Mayo en el CMD (Centro Metropolitano de Diseño).

Pueden conseguir sus tickets hasta este viernes y obtener más información sobre el evento en el sitio oficial de JSConf Argentina.

En esta era plagada de Instagram, ropa vintage, lentes Ray-Ban y bandas indie, es muy común referirse a alguien como: “hipster”.

Y por más que muchos conozcamos el término, no todos lo entienden (porque no es masivo) (osea que es más hipster?) (es un hipsterinception?).

Por eso, me pareció genial este video donde en menos de 5 minutos, se trata de dar una explicación simple para poder identificar a un “hipster” e incluye un poco de historia sobre el término (muy interesante by the way).



Así que ya saben, ahora pueden identificar hipsters en la calle, e ignorarlos totalmente. :P

Como todos sabemos en el mercado de la publicidad se diferencia de manera ridícula a una agencia de publicidad “tradicional” de una “interactiva” o “digital”.

Eso sucede, y no voy a profundizar en este post sobre las razones por las cuales sigue sucediendo hoy. Lo dejemos para otro momento, ok?

En este esquema, tenemos agencias tradicionales que se ocupan de lo “tradicional” (valga la redundancia), es decir: avisos de televisión, radio, gráfica y vía pública.

Con el nacimiento de internet, empezaron a aparecer en el mapa “shops” digitales, que inicialmente lo único que hacían era escupir banners a mansalva.

Así con el tiempo surgieron los “portales”, blogs, y consecuentemente las redes sociales. La publicidad tenía que tener lugar en estos medios también, pero la forma de comunicarse con “esa gente que usa computadoras” era *y es* muy diferente a hacer avisos de TV o radio; por lo que nuevamente los estudios/agencias digitales tomaron la posta, ya que conocen al público, las herramientas y los medios.

Amalgama

Y así, el sistema viene funcionando hace muchos años, agregando otros jugadores de por medio: agencias de prensa, agencias de medios, agencias de BTL e infinitos etcéteras.

Muchas agencias tradicionales (normalmente las más grandes) se dieron cuenta que era necesario ofrecer un servicio “integral” a sus clientes y para ello, tomaron diferentes caminos: algunas generaron equipos internos para “digital”, otras comenzaron a colaborar estrechamente con agencias digitales externas, y algunas hasta llegaron a comprar a agencias digitales pequeñas e incorporarlas a su staff.

Hasta ahí, todo lindo.

Houston, we have a digital problem

Al día de hoy, son muchas las agencias tradicionales que siguen con problemas para cumplir con esta promesa del “integral”:  realizan spots maravillosos, pujantes, emocionantes, divertidos, ingeniosos, inteligentes, ganadores de múltiples premios en Cannes… pero que van acompañados con una estrategia digital que apesta o es inexistente.

Es curioso como muchas agencias admiten abiertamente este problema y están desesperadas en la búsqueda de una solución mágica. La mayoría cree firmemente que esa solución mágica, es encontrar un partner que conozca de digital y que sea bueno en lo que hace.

Si bien eso es en parte una muy buena forma de ayudar a hacer las cosas mejor, hay algo incluso más importante.

Algo que vengo repitiendo incansablemente hace rato y que estoy convencido, no soy el único que piensa igual.

Algo que es tan simple, tan claro y tan de sentido común que debería ser obvio:

Involucrar a digital temprano

Así es, tan simple como eso.

Involucrar a quien sea que “haga digital” (sea una agencia externa, sea un equipo interno, aliens de Júpiter, whoever) en el proceso creativo apenas llega un brief.

No interesa si no se pide expresamente una estrategia digital. Involucrar a ambos equipos desde el inicio.

¿Es fácil?

No, seguro que no. Y esto obedece a múltiples causas:

  • Las escuelas creativas o instituciones educativas publicitarias no le dan el lugar que merece a interactive/online. Sus alumnos salen pensando que ser creativo es hacer el comercial de TV de su vida.
  • Por ende, los creativos tradicionales crean que peligra su trabajo (ridículo, I know, pero pasa), o simplemente piensan que digital no necesita creatividad, es tan sólo un medio.
  • Porque la agencia sigue con la mística/fucking costumbre de hacer sólo acciones partiendo desde un aviso de TV
  • Porque aun se sigue con el modelo de duplas y no “triplas” (si no saben de qué hablo, lean acá) Gracias @juancarlosortiz por el gran modelo implementado en DDB Latina.
  • Por cuestiones de presupuesto.

Este último sigue siendo uno de los principales problemas por el cual las acciones de digital en muchas campañas dan vergüenza. A causa de ese punto en particular, se desatan estos:

  • El equipo de “digital/interactive/online” se involucra en la ULTIMA instancia de planeamiento.
  • Se reduce el budget a un mínimo. Es como si alguien en una reunión se acordase: “UHHH, cierto que hay que hacer digital!”.
  • “Digital” para brand managers a veces se resume en: pagarle 2 pesos a gente para que “tire tweets”.
  • Las propuestas creativas, mockups gráficos, prototipos y desarrollos finales se tienen que realizar en timeframes IMPOSIBLES y así es el resultado.

Divididos

Vivimos en un período donde en ciertos mercados y en ciertas agencias lo “tradicional” y lo “digital” siguen divididos.

Terminemos con esa división. Traigamos a ambos equipos a trabajar juntos, a pensar ideas colaborando desde el primer instante.

Hace poco tuve la oportunidad y privilegio de almorzar con el amigo @danisolana, de DoubleYou, y me contó la forma de abordar las campañas que ellos pregonan y me pareció fascinante: partir del digital para ir al tradicional. Planificación y estrategia usan como base una idea para digital (medible con herramientas analíticas), y se usan medios tradicionales para comunicar y acompañar la idea.

Simplemente maravilloso.

Trabajar juntos y desde un comienzo es clave.

Después de todo, cada pieza de los equipos trabaja para un mismo objetivo: presentar un gran trabajo en todas las esferas posibles, y así crear mejores marcas y hacer más felices a los clientes.

O al menos así debería ser, no?

Ayer se difundió una nueva publicidad de Presidencia de la Nación (Argentina) preparado especialmente para las próximas Olimpíadas Londres 2012.

En el aviso vemos al atleta olímpico Fernando Zylberberg entrenando en las Islas Malvinas, y el mismo cierra con la frase: “Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino”.

A nivel producción el comercial (a cargo de Young & Rubicam) está muy bien.



Pero como charlábamos con @estebanbianchi en twitter, hay algo que no deja de molestarme.

El comercial se filmó en las Islas “de trampa”, como cuenta en su perfil de twitter el periodista @mlarraquy, quien estuvo presente en la isla y pudo presenciar todo.

Bajo la excusa de que un equipo norteamericano estaría cubriendo la Maratón llevada a cabo recientemente en las islas, se aprovechó para hacer las tomas que finalmente serían un comercial de Presidencia; algo que de alguna otra manera no podría haberse llevado a cabo.

¿Era necesario hacer esto por izquierda? ¿No tenemos ya suficiente fama de “argentinitos”? ¿No la vamos a cortar nunca con la viveza criolla de “la mano de Dios”?

Parece que no.

ACTUALIZACION (4 de Mayo)

El Grupo WPP lanzó un comunicado oficial hoy desde la oficina de New York de Young&Rubicam, donde “condenan fuertemente el trabajo realizado y solicitan al Gobierno argentino que retiren el anuncio”.

En una entrevista al medio Campaign, Sir Martin Sorrell, CEO del grupo, afirmó que “estarán haciendo una investigación profunda para decidir qué acción tomar”.

Ayer se lanzó Google Drive, y después del jolgorio de todos los geeks, hay un par de cosas a tener en cuenta de este nuevo servicio.

Google llega tarde a la fiesta (casi 6 años tarde), que en este momento tiene un rey y una reina: Dropbox y por otro lado iCloud.

Para quienes no estén al tanto, Google Drive básicamente es un servicio que te da 5Gb de almacenamiento de documentos, videos, fotos, Google Docs, PDFs y más en la nube.

Adicionalmente a almacenamiento, Google también ofrece edición online para Google Docs muy parecida a lo que en su momento fue Wave y también integración con Google Plus (porque no podíamos vivir sin eso, claro está).

Hasta acá no hay nada nuevo, porque básicamente son las mismas funcionalidades que ofrece Dropbox por ejemplo. Ahí es cuando el poder de search de Google entra en juego: al buscar un término como “Paris” en Drive, te devolverá los documentos donde esa palabra aparezca, las fotos en esa locación, videos de la torre Eiffel y más.



Quizá una de las funcionalidades que más me copa es que se podrá adjuntar archivos directamente desde Drive en GMail, algo que hoy por más que tengamos Dropbox o Box, hay que seguir haciendo: esperar a que se adjunte un archivo.

Pero… no todo es color de rosa. Lean atentamente esta porción de los Términos y Condiciones de Google Drive:

“Your Content in our Services: When you upload or otherwise submit content to our Services, you give Google (and those we work with) a worldwide licence to use, host, store, reproduce, modify, create derivative works (such as those resulting from translations, adaptations or other changes that we make so that your content works better with our Services), communicate, publish, publicly perform, publicly display and distribute such content.

The rights that you grant in this licence are for the limited purpose of operating, promoting and improving our Services, and to develop new ones. This licence continues even if you stop using our Services (for example, for a business listing that you have added to Google Maps).”

Básicamente, Google es dueño de TODO lo que subas a Drive. Con Microsoft SkyDrive o Dropbox eso no pasa, como pueden ver en sus TyC.

Para mí esto es determinante: si no puedo tener el ownership de lo que creo y tengo en mi disco duro porque lo estoy compartiendo en Drive, la solución es simple: no usarlo. Sigo con DropBox.

Ustedes, lo usarían?

 

Volver.

Es muy difícil recuperar el ritmo a algo que uno no hace mucho tiempo.

Así me encuentro en este momento en el que retomo unblogged.

Después de un experimento de no escribir en el blog por casi 2 meses, puedo extraer algunas conclusiones interesantes:

  • El blog no tuvo una caída de visitas. Por algunos momentos superó la cantidad de visitas de períodos anteriores cuando estaba activo. Raro, no? No, Google my friends.
  • Escribir en 140 caracteres puede ser una tentación terrible, pero nunca es suficiente. Nunca. Los que profesan que las redes sociales matarán a los blogs están completamente equivocados.
  • Es increíble cómo la mente y el inconsciente te piden escribir. A veces me encontraba relatando un post en mi mente mientras charlaba y daba mi opinión sobre un tema X con personas en una charla informal. NECESITABA escribir.
  • Al mismo tiempo, escribir decenas de mails por día es un ejercicio agotador y que te quita todas las ganas de tipear algo por más que sea algo de lo que tengas muchas ganas de hablar.
  • Por otro lado, pude leer otros blogs y sitios. En algunos casos, blogs “nuevos” que tristemente tratan de aplicar todos los trucos pedorros de SEO/SEM como si fuesen un guidebook. Sin pasión, sin identidad, sin jugarse.
  • Y algo muy interesante fue recibir DMs, mails directos y forms de contacto preguntando cuándo escribiría de nuevo, qué opinaba sobre X tema y demás. Es genial sentir la sensación de que la gente está esperando saber tu opinión sobre algo. Alentador cuando menos.

Así que después del letargo, vuelve unblogged. Vuelvo a llenarles un nro más en su cuenta de Google Reader, a quejarme de cosas que veo todos los días y a compartir las cosas copadas que encuentro (y a veces participo de) en internet.

I’m back, baby.

Se dieron cuenta cuánto tiempo pasa despues de las fiestas y todos los arreglos navideños siguen colocados en ciertos lugares?

“Very Tristmas” es una galería de esos adornos olvidados, bastante después de enero e incluso febrero. Árboles tristes que deberían estar en sus cajas, guirnaldas olvidadas en puertas y entradas a edificios, y más tristezas post-fiestas.

Vean la galería completa acá.

Genial proyecto de Guido Fusetti, un talentoso Director de Arte argentino que se ha desempeñado en agencias como Agulla & Baccetti, JWT, Del Campo Nazca Saatchi&Saatchi y Santo Buenos Aires.